Česká centra, Czech Centres

Česká centra / Czech centres - logo

About us in Media

El director checo Jirí Menzel afirma que "lo que no lleva humor es hipócrita"

El Confidencial, 10 de marzo de 2015

Fuente

La Filmoteca de Cataluña dedica un ciclo retrospectivo al director checo Jirí Menzel, ganador del Óscar a la mejor película de habla no inglesa con su primer largometraje, "Trenes rigurosamente vigilados" (1966), que hoy ha afirmado que "lo que no lleva humor es hipócrita".

"Lo que no lleva humor es hipócrita", ha dicho el cineasta, que se encuentra en Barcelona para presentar hoy la sesión inaugural del ciclo "Jirí Menzel, el humor del observador", y que asistirá también mañana a la proyección de su oscarizado filme.

"La inspiración se encuentra en el conflicto", ha considerado Menzel (Praga, 1938), que comenzó a rodar "en el feliz período del bolchevique fatigado", cuando las primeras libertades "chocaban" con los vestigios de la censura, lo que "generaba cierta energía y esperanza", ha recordado.

El director reconoce que se benefició de "la corrupción del régimen comunista" de Checoslovaquia en los 60, ya que el estado "monopolizaba la distribución" de películas extranjeras y el dinero obtenido lo invertía en la producción de cine checo, lo que propició la "Edad de Oro" de la cultura checa.

Así, Menzel participó en la que se ha llamado "Nuevo Ola de cine checo", junto con el grupo de jóvenes surgidos de la Escuela de Cine de Praga, entre los que se contaban Milos Forman, Vera Chytilová, Ivan Passer, Jaromil Jires, Jean Nemec y Pavel Jurácek.

Las ofertas de Estados Unidos no tentaron a Menzel, que tras ganar el Óscar (1966), y con motivo de la invasión soviética (1968), recibió ofertas que siempre rechazó porque no consideró "digno" huir de su país en aquél momento histórico y porque entonces ya trabajaba en su siguiente película, "Alondras en el alambre".

"Me siento muy vinculado a la literatura checa, si me hubiera marchado fuera, mi cine no habría sido tan bueno", ha valorado Menzel, que considera que sus coetáneos Passer y Forman "rebajaron" el nivel de sus producciones, ya que se dedicaron a telefilmes norteamericanos.

"Si lo tienes todo, nada te provoca fantasía", se ha lamentado el director, de 77 años, que ha admitido que en épocas de paz "es más difícil inspirarse" para hacer un cine "bueno, atractivo al público, y que cueste poco dinero".

Su última película, "Donjuanes" (2013), se podrá ver en la Filmoteca durante este ciclo, aunque no ha tenido un estreno comercial en España debido a la mala crítica recibida en su país de origen.

Sin embargo, Menzel ha dicho que le gustaría "volver a hacer alguna película antes de morir", y a continuación ha añadido sonriendo: "O antes de enloquecer". EFE