Česká centra, Czech Centres

Česká centra / Czech centres - logo

About us in Media

La Filmoteca de Madrid dedica una retrospectiva al director checo Jiri Menzel

eldiario.es, 1.4.2017

La Filmoteca de Madrid dedica a partir de mañana, domingo, una retrospectiva a la obra del director de cine checo Jiri Menzel, ganador de un Oscar en 1967 por su película "Trenes rigurosamente vigilados".

En colaboración con el Centro Checo de Madrid, el público del Cine Decó podrá ver en las próximas semanas once películas del cineasta, de 79 años, quien estará presente en la primera función de mañana, a partir de 19.30 hora local.

Entre las cintas destacan obras como "Alondras en el alambre" (1969), "Tijeretazos" (1981), "Mi dulce pueblecito" (1986) o la más reciente "Yo serví al rey de Inglaterra" (2006).

En declaraciones a Efe en Praga, el director recuerda las ansias de hablar sobre temas vetados hasta entonces en la Checoslovaquia comunista de los años 1960, lo que inspiró sus primeras obras.

En esa época "en la literatura empezaban a aparecer cosas que denotaban la sed por lo que estaba prohibido", añade.

Eso hizo posible su primer largometraje ("Trenes rigurosamente vigilados"), una película intimista que toca ciertos tabúes, como el suicidio o las excentricidades sexuales.

Ese debut cinematográfico, que le dio un Oscar con apenas 29 años de edad, está basado en una novela del escritor checo Bohumil Hrabal (1914-1997).

El personaje principal de la historia es un aprendiz de guarda de estación, hundido por sus fracasos amorosos, que le llevan a intentar un suicidio, para luego convertirse en héroe de la resistencia contra el nazismo.

Menzel atribuye hoy ese inesperado éxito de su debut a la generación de cineastas checos del momento, que llevaron el cine del país centroeuropeo muy alto y cosecharon en los años sesenta del siglo pasado varios galardones en Hollywood y en los festivales de Berlín, Cannes y San Sebastián.

"No lo hubiera conseguido si no fuera por gente como Milos Forman, Vera Chytilova y Jan Nemec, que dieron un lustre insospechado al cine checo", reconoce Menzel.

Estos directores tenían en común ser una "reacción natural a la falta de honradez de las películas ideológicas anteriores", asegura el director.

Las obras de cine convencionales estaban hechas "por buenos autores, que sin embargo debían acomodar su creación a lo que quería el jefe bolchevique", concluye Menzel.

Fuente