Česká centra, Czech Centres

Česká centra / Czech centres - logo

About us in Media

La Praga más bohemia llega a Madrid con una exposición de Friedrich Feigl

cope.es; 23. 11. 2019

El pintor Frederich Feigl, litógrafo y fundador de grupos vanguardistas por toda Europa, dedicó gran parte de su obra a la ciudad que amó y de la que tuvo que huir durante la II Guerra Mundial, Praga, como muestran las más de cien obras expuestas desde esta semana en el centro Sefarad-Israel de Madrid.,La muestra "El Gueto de Praga y otras obras de Friedrich Feigl", que estará hasta el próximo 14 de enero en la institución, está comisariada por el coleccionista checo Jan P

El pintor Frederich Feigl, litógrafo y fundador de grupos vanguardistas por toda Europa, dedicó gran parte de su obra a la ciudad que amó y de la que tuvo que huir durante la II Guerra Mundial, Praga, como muestran las más de cien obras expuestas desde esta semana en el centro Sefarad-Israel de Madrid.

La muestra "El Gueto de Praga y otras obras de Friedrich Feigl", que estará hasta el próximo 14 de enero en la institución, está comisariada por el coleccionista checo Jan Placák, quien en un encuentro con Efe ha asegurado que Feigl es un pintor "fundamenal": "Antes de él, no había ninguna tradición pictórica judía en República Checa", ha explicado.

Las referencias en las obras del autor checo son eminentemente religiosas o urbanas, dos de las realidades más cercanas a su vida cotidiana. Además de motivos bíblicos y arquitectónicos, también dedicó parte de su obra a los mercados y paisajes que descubrió durante sus viajes, entre los que destacan varias estancias en la por entonces colonia británica de Palestina.

Si bien las influencias del pintor checo están muy ligadas a Munch -Feigl asistió a una exposición del autor de "El grito" en Praga en 1905 y, según explica el comisario de la muestra, quedó muy sorprendido por la obra del noruego-, su muestra también bebe de autores como Delacroix o Cèzanne.

Feigl (Praga, 1884-Londres, 1965) nació en el seno de una familia "con un gran sentido de la justicia", según ha explicado el comisario de la muestra: el padre del pintor era abogado. En la Praga de principios del XX, "en la que convivían la comunidad alemana, la checa y la judía", Feigl estudió arte.

"La Academia de Praga era muy conservadora -ha explicado Placák- y él tenía una idea del arte mucho más moderna. Acabaron expulsándole del centro y otros estudiantes se solidarizaron y se fueron con él. Al final, fundaron un grupo de arte contemporáneo. Eran checos, alemanes y judíos, todos estudiantes".

En 1911, el autor se casó y mudó a Berlín, donde sirvió como enlace entre el arte checo y la vida cultural berlinesa.

En el otoño de 1932, el autor viajó a Palestina, donde pasó varios meses. A su vuelta, ante el clima que se vivía en Alemania, el pintor decidió regresar a Praga, que ocuparon los nazis en 1939. El matrimonio Feigl trató de escapar, pero los soldados alemanes les capturaron.

"Les encerraron en un campo de exterminio -ha narrado el comisario-, pero el pintor Oskar Kokoschka intercedió por ellos ante el gobierno inglés, que consiguió sacarles de allí. Kokoschka, que tenía como representante al hermano galerista de Feigl en EE.UU., les llevó a Londres, donde el pintor murió en 1965".

"Tres de los hermanos de Feigl fueron asesinados junto a sus familias por los soldados nazis. Eso marcó su obra", ha añadido Placák, quien se hizo con muchas de las litografías y óleos de Feigl en Inglaterra, donde los herederos del pintor subastaron las obras a su muerte.

 

 

Fuente