Česká centra, Czech Centres

Česká centra / Czech centres - logo

Programa

12/03/2013 20:30

El Elogio a la Eternidad de Messiaen interpretado por Bárta y Fialová en el festival Arte Sacro

La transcripción realizada por el violonchelista checo Jiří Bárta de El Cuarteto para el Fin de los Tiempos, compuesto por Olivier Messiaen en un campo de trabajo nazi durante la Segunda Guerra Mundial, forma parte del concierto que ofrecerá el propio Bárta en el festival Arte Sacro 2013, acompañado al piano por Terezie Fialová, que actúa por segunda noche consecutiva en Madrid. El programa completo, que recibe el nombre de Elogio a la Eternidad, incluye piezas de Leoš Janáček y Luboš Sluka, entre otros. El concierto tendrá lugar el 12 de marzo en la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid. El precio de las entradas es de cinco euros.

El Cuarteto para el Fin de los Tiempos, aunque lleva un título apocalíptico, no se trata de una obra de tales características, ni mucho menos; es, sin duda, una de las composiciones más representativas del repertorio de cámara del siglo XX. El compositor francés, Olivier Messiaen (1908–1992) la compuso cuando se encontraba en un campo de presos alemán en Görlitz. Allí pasó dos años en los que pudo conservar su salud mental, sobre todo, gracias a la posibilidad de poder componer. El reparto extraordinario de este cuarteto tiene mucho que ver con las condiciones en las que se encontraba el compositor: junto a un clarinetista, un violinista y un violonchelista (a cuyo instrumento le faltaba una cuerda). La parte del piano la compuso para sí mismo, a pesar de que en el campo no hubiera ninguno. Después de acabar la composición recibió un pequeño piano en un estado deplorable.

En el estreno de la obra estuvieron presentes cinco mil presos. Entre ellos, soldados profesionales, comerciantes, labradores, obreros, curas o médicos. “Nunca antes me había encontrado con tanta atención y comprensión”, confesó más tarde Messiaen.

El cuarteto está basado en los primeros siete versos del décimo capítulo del Apocalipsis:

Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, envuelto en una nube, con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego. Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra; y clamó a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces. Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas. Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano al cielo, y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más, sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como Él lo anunció a sus siervos los profetas.” 

La obra de Leoš Janáček (1854–1928), uno de los compositores más originales de su tiempo, consiguió fama mundial cuando el autor cumplió sesenta años. En esa época componía obras muy modernas como si se tratara de un autor dos generaciones más joven. “Cuento de hadas” está basado en una obra de origen ruso y se trata realmente de un cuento sobre el zar Berendei. Sin embargo, Janáček cambia el cuento original, del que queda solo su carácter heroico, la melodía rusa y el encanto de los cuentos de hadas.

 “La mayoría de las personas hoy en día ya no poseen creencias, el amor y los ideales. La dimensión espiritual se ha perdido. Mi intención es proporcionar alimento para el alma y esto es lo que predico en mis obras.“ (Peteris Vasks)

El compositor lituano Peteris Vasks incorpora elementos arcaicos, folclóricos de música letona y los coloca dentro de una relación dinámica y desafiante con el lenguaje de la música contemporánea. Las obras se presentan a menudo con títulos basados en procesos naturales. La intención de Vasks no es sin embargo una alabanza puramente poética de la naturaleza o de la pintura en tono llamativo, sino más bien el desarrollo de temas como la compleja interacción entre el hombre y la naturaleza y la belleza de la vida o su visión de una inminente destrucción ecológica y moral del mundo, expresada en lenguaje musical.

La música del compositor checo Luboš Sluka (1928) nunca ha sucumbido del todo a ninguna de las técnicas modernas, al tiempo que sigue la tradición de algunos de los mejores compositores del siglo XX (sobre todo Serguéi Prokófiev y Shostakóvich), de los artistas checos sobre todo la estética y la dicción musical dramática de Leoš Janáček. Además, Sluka continúa otra tradición checa, la de una lírica muy vívida, pero no sentimental como la que se aprecia en las obras de Bohuslav Martinů, por ejemplo. La obra DSCH es una especie de meditación que, con algunas variaciones, desarrolla el tema de DSCH (Dmitri Shostakóvich).

La composición "Fratres", del compositor estonio Arvo Pärt, en su versión para violonchelo y piano, es un ejemplo asombroso de los principales conceptos de la música minimalista inyectado con su propia experiencia en diferentes lenguajes musicales y con sus creencias espirituales. El canto y la campana -como característica que Arvo Pärt buscó en su obra- ofrece un hermoso tono plácido, que luego se contrasta con arpegios rápidos e intensos.

 

Jiří Bárta, destacado violonchelista de su generación, estudió con Josef Chuchra y Mirko Škampa en Praga, con Boris Pergamenschikov en Colonia, y con Eleonor Schoenfeld en Los Ángeles.

En 1991 obtuvo el premio Europäische Förderpreis für Musik, en Dresde, y el premio Rostropovich-Hammer, en Los Ángeles. Colabora con las mejores orquestas checas e internacionales, como la Filarmónica Checa, la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, la Royal Scottish National Orchestra, la Royal Liverpool Philharmonic o la Berliner Symphoniker. Ha tocado para directores como Jiří Bělohlávek, Charles Dutoit, Libor Pešek, Gennadi Rozhdestvenski y Maxim Shostakóvich. Con regularidad es invitado a destacados festivales y escenarios, entre otros, los de Barcelona, Berlín, Buenos Aires, Nueva York, París, Praga, Tokio o Londres.

Grabó más de 20 discos como solista en importantes compañías discográficas, como en Deutsche Gramophon, Supraphon, Hyperion o Multisonic por las cuales se hizo merecedor de premios como la de Mejor grabación de música clásica checa en 1995 y 1999, el Klassik Heute Empfehlung y el Gramophone Editor's Choice de 2004. Jiří Bárta toca un violonchelo J. Gagliano 1785.

 

La joven Terezie Fialová es una de las pianistas con más talento de su generación. Proviene de una familia de músicos de Brno. Empezó a tocar el piano a los cinco años y, a los seis, el violín. Con los dos instrumentos obtuvo mucho éxito en concursos internacionales como el Amadeus, el Prague Junior Note, o el Virtuosi per música di pianoforte. Este temprano éxito le llevó a estudiar en el Conservatorio de Brno. Siendo violinista fue también miembro de la orquesta internacional juvenil “The Young Sound Forum of Europe” con la que participó en varios conciertos importantes, como en el Konzerthaus de Berlín y el Suntory Hall del Tokio, entre muchos otros. Colaboró con artistas como Christoph Altstaedt, Nicolas Altstaedt, Jean Efflam Bavouzet, Viviane Hagner, Nabil Shehata y Krysztof Penderecki.

Terminó sus estudios en la Academia de Artes Musicales de Praga y luego cursó también la Hochschule für Musik de Lucerna, en Suiza, y la Hochschule für Musik Felix Mendelssohn Bartholdy en Leipzig, Alemania. Hoy en día es estudiante de música de cámara en la Hochschule für Musik und Theater, en Hamburgo.

Ha sido laureada en varios certámenes internacionales: el Premio de Janáček, el Premio de Smetana, el Premio de Bohuslav Martinů, el Nueva Akropolis de Madrid, el Val Tidone de Italia y el M. Yudina, de San Petersburgo, en Rusia.

 

PROGRAMA

Olivier Messiaen: Elogio a la Eternidad de Jésus para Violonchelo y Piano

Leoš Janáček: Cuento de hadas para Violonchelo y Piano

Peteris Vasks: Partita para Violonchelo y Piano

Luboš Sluka:  “DSCH“ para Violonchelo y  Piano

Arvo Part: Fratres

Oliver Messiae: Elogio a la Inmortalidad de Jésus

 

Jiří Bárta – Violonchelo

Terezie Fialová – Piano

Modificación de la obra “Cuarteto para el fin de los tiempos“ para Violonchelo y Piano, de Jiří Bárta

Duración: 60 minutos

Precio de las entradas: 5 euros

 Más información en http://www.madrid.org/artesacro/2013/obras/elogio-a-la-eternidad.html.

 

Lugar:

Teatros de Canal, Sala verde, calle Cea Bermúdez 1, Madrid

Fecha:

12/03/2013 20:30

Organizador:

Centro Checo coorganiza el evento


Recordar evento
No se puede recordar el evento, dado que ha empezado ya.