Česká centra, Czech Centres

Česká centra / Czech centres - logo

Programa

04/04/2016 19:00

Dagmar Lieblová, el testimonio de una superviviente de Terezín y Auschwitz, en el Centro Sefarad-Israel

Dagmar Lieblová, que viaja a Madrid con motivo de la presentación de la ópera ‘Brundibár’ en el Teatro Real, hablará en el Centro Sefarad-Israel de Madrid de su cautiverio y liberación de los campos nazis, así como sobre la experiencia que supuso para aquellos niños reclusos participar en el coro que representó 55 veces 'Brundibár'. El acto, el 4 de abril a las 19 horas, comenzará con la proyección de escenas del documental propagandístico de los nazis 'El Führer regala una ciudad a los judíos', en el que usaron la ópera para dar una imagen distorsionada de la auténtica situación en el campo. Junto a Dagmar Lieblová, participan el director del Centro Checo de Madrid, Stanislav Škoda, y Esther Bendahan, del Centro Sefarad-Israel, en unos de las actividades que ambas instituciones organizan con motivo del Mes del Holocausto.


Dagmar Lieblová recuerda la experiencia de participar en el coro de 'Brundibár' en el campo de concentración: “En Terezín participé en los ensayos de la ópera de Hans Krása y Adolf Hoffmeister Brundibár, hoy famosa en todo el mundo. Cantaba entonces en el coro. Las ensayos empezaron en algún momento a principios del año 1943. Para todos los participantes era un gran acontecimiento. Desde el principio estuvimos totalmente entusiasmados.Tanto en los ensayos como en las representaciones no podíamos pensar en si teníamos hambre, en que nos amezaba todo tipo de enfermedades o que cualquier día nos podían enviar a otro campo, sino que cantábamos con alegría y con entusiasmo. Brundibár era para nosotros como un cuento sobre la vida normal. Sobre el mundo en el que se vendían bollos y helados, donde los niños iban a la escuela y no tenían que llevar una estrella. Canté en el estreno del día 23 de septiembre y después ya solo en unas pocas representaciones más, ya que en diciembre de 1943 nuestra familia fue enviada a Auschwitz-Birkenau. A pesar de eso, para mí Brundibár en Terezín supuso una experiencia inolvidable para toda la vida“.  

Dagmar Lieblová nació en Kutná Hora en 1929 en la familia de un médico judío. El 5 de junio de 1942, Dagmar, con 13 años, tuvo que abandonar junto a su familia Kutná Hora, en uno de los varios transportes que de allí partieron hacia Terezín. La familia fue deportada en diciembre de 1943 a Auschwitz-Birkenau.
En Auschwitz falleció su padre, su madre y su hermana. Dagmar, a quien un error administrativo hizo 4 años mayor, abandonó Auschwitz en verano de 1944. Junto a una amiga tuvieron que hacer duros trabajos de recogida en Hamburgo. 
Durante el invierno y la primavera de 1945 por Alemania marchaban miles de presos, y también Dagmar, junto a su amiga, fue desde Hamburgo a Bergen-Belsen, donde estuvieron prácticamente sin comida ni agua. El campo fue liberado por las tropas británicas el 15 de abril de 1945.
Dagmar Lieblová llegó de vuelta a Checoslovaquia en julio de ese año. De ella se hizo cargo un viejo médico de familia. Estudió alemán y checo en la Facultad de Filosofía de la Universidad Carolina de Praga. Trabajó de profesora en muchas universidades, entre otras, en la cátedra de Traducción e Interpretación de la Universidad Carolina de Praga. Después de los eventos de 1989, participó en la fundación de la Iniciativa Terezín, encargada de la memoria de los checos judíos.

En el gueto de Terezín se empezó a desarrollar de forma espontánea la vida cultural. Se organizaban lecturas públicas, conciertos, espectáculos de cabaret, teatro y ópera. La cultura ayudó a los presos a soportar las terribles condiciones en las que vivían. En Terezín se encontraban reclusos numerosos músicos, pintores y actores. Las primeras actividades culturales se celebraban clandestinamente. Después, los nazis permitieron los eventos, que fueron utilizados para ocultar el holocausto.

Los niños judíos era separados de sus padres en Terezín y concentrados en residencias (heim) en las que eran atendidos por cuidadores voluntarios. En secreto eran educados para intentar prepararlos para el futuro. Pero la mayor parte de los niños fueron enviados a camops de exterminio del este, y de 7.590 sobrevivieron solamente 142. De los niños de Terezín se conservan diarios, versos, revistas publicadas ilegalmente y dibujos. En la educación de los niños en el campo se incluían representaciones de tatro de marionetas y clases de dibujo dirigidas por la graduada en la Bauhaus Friedl Dicker-Brandeis. Los dibujos de niños y adultos dan un testimonio único de la vida de los presos judíos en el campo. Algunos de los dibujos reflejan incluso las representaciones de Brundibár o retratan al compositor Hans Krása.

La ópera infantil Brundibár, compuesta por Hans Krása en 1938, se convirtió en la actividad más existosa del campo y tuvo más de 50 representaciones. La última tuvo lugar en 1944, cuando fue usada por los nazis para engañar a una comisión de la Cruz Roja que visitó el gueto. También se realizaron grabaciones con un nuevo decorado que sirvieron para la película propagandística “El Führer regala una ciudad a los judíos“. Poco después comenzaron los transportes a Auchswitz, donde la mayor parte de loa niños del coro fueron asesinados.

Más información:
http://www.sefarad-israel.es/Dagmar_Lieblova_el_testimonio_de_una_superviviente_de_Terezin_y_Auschwitz_

 

Lugar:

Palacio de Cañete. Calle Mayor, 69

Fecha:

04/04/2016 19:00

Organizador:

Centro Checo coorganiza el evento


Recordar evento
No se puede recordar el evento, dado que ha empezado ya.