Česká centra, Czech Centres

Česká centra / Czech centres - logo

Programa

21/04/2017 - 31/05/2017

La memoria en dibujos del campo nazi de Terezín llega a Ribadavia

El Centro de Información Xudia de Galicia mostrará en la localidad orensana de Ribadavia el impactante testimonio que dejaron los niños reclusos en el campo de concentración de Terezín durante la Segunda Guerra Mundial. La exposición de dibujos facsímiles se inaugurará el 21 de abril a las 12h, coincidiendo con el Día del Holocausto, y podrá visitarse hasta el 31 de mayo.

La exposición "Los niños que dibujaron y vivieron el Holocausto", organizada por la Comunidad Judía de Galicia Bnei Israel, el Ayuntamiento de Ribadavia, el Memorial de Terezín y el Centro Checo de Madrid, es una muestra del auténtico día a día en el campo y también del importante papel que tuvo la cultura para soportar los horrores de la reclusión.

En la actualidad se conservan miles de imágenes del campo de concentración de Terezín, donde los nazis recluyeron entre los años 1941 y 1945 a más de 140.000 personas. En el gueto de Terezín se empezó a desarrollar de forma espontánea la vida cultural. Se organizaban lecturas públicas, conciertos, espectáculos de cabaret, teatro y ópera. La cultura ayudó a los presos a soportar las terribles condiciones en las que vivían. En Terezín se encontraban reclusos numerosos músicos, pintores y actores. Las primeras actividades culturales se celebraban clandestinamente. Después, los nazis permitieron los eventos, que fueron utilizados para ocultar el holocausto.

Los niños eran en secreto educados para intentar prepararlos para el futuro, pero la mayor parte fueron enviados a campos de exterminio del este y de 7.590 sobrevivieron solamente 142. De los niños de Terezín se conservan diarios, versos, revistas publicadas ilegalmente y dibujos. En la educación de los niños en el campo se incluían representaciones de teatro de marionetas y clases de dibujo dirigidas por la graduada en la Bauhaus Friedl Dicker-Brandeis. Los dibujos de niños y adultos dan un testimonio único de la vida de los presos judíos en el campo. Algunos de los dibujos reflejan incluso las representaciones de la ópera ‘Brundibár’ o retratan a su compositor Hans Krása. La ópera infantil se convirtió en la actividad más existosa del campo y tuvo más de 50 representaciones. La última tuvo lugar en 1944, cuando fue usada por los nazis para engañar a una comisión de la Cruz Roja que visitó el gueto. También se realizaron grabaciones con un nuevo decorado que sirvieron para la película propagandística “El Führer regala una ciudad a los judíos“. Poco después comenzaron los transportes a Auchswitz, donde la mayor parte de los niños del coro fueron asesinados.

‘Brundibár’, al igual que estos dibujos, suponen fragmentos vivos de memoria de la cotidianeidad en el campo de concentración nazi de Terezín. En próximas fechas verá la luz en lengua castellana otro testimonio de primera mano de aquel horror gracias a las memorias de una de las pocas niñas supervivientes de las que cantaron ‘Brundibár’, Dagmar Lieblová. La obra, ‘Estoy aquí por un error’, que publica Huso Editorial, fue escrita por Marek Lauermann siguiendo las instrucciones y testimonios de Lieblová, y ha sido traducida al español por Kepa Uharte.

Más información en:
http://www.bnei-israel.eu
http://www.pamatnik-terezin.cz/en

Lugar:
C/Plaza Mayor, 7, Oficina de Turismo de Ribadavia (Ourense)
Fecha:

Desde: 21/04/2017
Hasta: 31/05/2017

Organizador:

Centro Checo coorganiza el evento


Recordar evento
No se puede recordar el evento, dado que ha empezado ya.